Proyecto CEHS. FP Básica investiga: Verdades y mentiras de las bebidas energéticas.

in Portada

Con la temática de ALIMENTACIÓN SALUDABLE de fondo, los alumnos de 2º de FPBASICA, aprovechando el tema “El Método Científico” incluido en el currículo de la asignatura de CIENCIAS APLICADAS, nos hemos puesto la bata de científicos para desmontar o corroborar algunas de las afirmaciones que tanto los fabricantes, como buena parte de la sociedad defienden sobre las BEBIDAS ENERGÉTICAS.

Las bebidas energéticas… ¿realmente aumentan el rendimiento físico y mental?, ¿pueden ser perjudiciales para la salud? Si quieres saber los resultados sigue leyendo…

El MÉTODO CIENTÍFICO CONSTA DE 5 ETAPAS: 1. Observación de un fenómeno, 2. Formulación de hipótesis, 3. Comprobación de la hipótesis, 4. Obtención de conclusiones, y 5. Publicación de los resultados.

El fenómeno que focalizó nuestra investigación fueron las bebidas energéticas y el auge de su consumo, especialmente por los jóvenes, en los últimos tiempos.

Se plantearon dos hipótesis a estudio:

1.- LAS BEBIDAS ENERGÉTICAS AUMENTAN EL RENDIMIENTO FÍSICO Y MENTAL.

2.- LAS BEBIDAS ENERGÉTICAS PUEDEN SER PERJUDICIALES PARA LA SALUD.

Para comprobar la primera de las hipótesis, los alumnos realizaron dos experimentos:

  1. 1.- Para medir el amento del rendimiento físico, midieron su tiempo de reacción antes y después del consumo de 1 bote de bebida energética. Para ello hicieron “la prueba de la regla”. Un alumno deja caer una regla y el otro debe cogerla, en función de la distancia a la que coge la regla se calcula el tiempo de reacción.

 

  1. 2.- Para medir el aumento del rendimiento mental, se llevó a cabo un test de agilidad mental antes y después del consumo de una lata de bebida energética. El test en cuestión fue el test de sustitución de dígitos por símbolos.

Para comprobar la segunda hipótesis, los alumnos confeccionaron una tabla en la que detallaron el contenido de 1 lata de diversas marcas de este tipo de bebida.

Recopilaron en internet información sobre los umbrales por encima de los cuales, las autoridades médicas indican que el consumo de estas sustancias pueden producir daños en la salud.

Finalmente midieron sus pulsaciones antes y después del consumo de una lata de Bebida energética.

CONCLUSIONES extraídas de los resultados:

1.- Las bebidas energéticas no mejoran el rendimiento físico. La única aportación positiva no va más allá de la mera hidratación que supone su ingesta. Ni la cafeína ni el excesivo aporte de azúcar son beneficiosos para la actividad física. Por ello hay que desmitificar que estas bebidas son buenas para los deportistas, sino todo lo contrario, SON UNA BOMBA PARA LOS DEPORTISTAS. Se ha comprobado que las pulsaciones aumentan tras su ingesta lo cual, sumado al aumento de la actividad cardiovascular del ejercicio físico, pude desencadenar una taquicardia maligna o paro cardiaco al deportista.

2.- La ingesta de bebidas energéticas en adultos, tomadas en una dosis adecuada, NO MÁS DE 1 LATA AL DÍA, puede mejorar tu actividad mental, en la medida que te mantienen más despierto y activo. La elevada cantidad de cafeína que contienen (160 mg/lata) equivalente a 3,2 cafés expresos, es innegable que aumenta tu nivel de excitación y estado de alerta. Pero no te confundas, no esperes aprobar un examen por el mero hecho de tomarte una bebida energética. Sin esfuerzo, trabajo y estudio no se aprueba.

3.- Las bebidas energéticas serán perjudiciales para la salud en función del número de latas que ingieras al día. A partir de 3 latas al día se alcanza el nivel de CAFEÍNA diario que las autoridades sanitarias consideran que es peligroso para la salud, con las siguientes enfermedades derivadas: irritabilidad, dolor de cabeza, insomnio y complicaciones cardiacas (arritmias, taquicardias y convulsiones).

A partir de una lata al día se alcanza el nivel de ingesta de AZÚCAR diaria que los médicos consideran no debe superarse. Enfermedades derivadas de superar el umbral de ingesta de azúcar diario son: sobrepeso, obesidad y enfermedades dentales.

4.- Todos los efectos anteriormente detallados se ven potenciados si las bebidas energéticas son mezcladas con BEBIDAS ALCOHOLICAS. A los que hay que añadir los efectos del alcohol, que aunque inicialmente son parcialmente inhibidos, aparecen con posterioridad.

5.- El consumo de bebidas energéticas en MENORES DE 12 AÑOS debería estar PROHIBIDO, ya que en ellos el riego por intoxicación por cafeína es más elevado, y es mayor el número de enfermedades que pueden causarles, por ejemplo: trastornos del ánimo, baja autoestima, depresión, insomnio, asma, obesidad, glucemia, problemas dentales y problemas cardiacos.